Buscar
  • Fernando Helguera

UN ASUNTO DE EMPATIZAR

Zapatero, ponte en mis zapatos.


Si hay un tema, en la actualidad, que está en boca de todos, es el de la empatía. Unos les exigen a los otros que sean empáticos como si eso garantizara que haremos un mejor mundo. No estoy en contra de la idea de que sea una buena técnica para sublimar a la humanidad, pero me parece que una exigencia así es muy poco empática.


Si nos vamos a las raíces de la palabra, empatizar es vivenciar objetivamente lo que otra persona vive. Simpatizar, por ejemplo, significa compartir una emoción con otra persona. En un caso es ponerse en los zapatos del prójimo, y en el otro es como ponerse el mismo modelo de zapatos que trae el vecino. Ahora resulta que cuando estoy enojado y alguien expresa su enojo hacia mí, está siendo muy simpático.


Entonces pareciera que ser empático va más por el lado de entender al otro, que de actuar en concordancia con su realidad. Dado que se han generado muchos pleitos ocasionados por la empatía, y mientras más de moda está ser empático más se recrudecen. Ofrezco como aportación a la humanidad un cuestionario denominado EL EMPATIZÓMETRO, si alguna vez se preguntó “¿Soy lo suficientemente empático para considerarme un ser humano de provecho para la humanidad?, el siguiente cuestionario no es para usted, por favor diríjase a leer otras OBVIEDADES IGNORADAS y encontrará respuestas. Por el contrario, si le ha valido un cacahuate empatizar, siga adelante:


Sea empático con el entrevistador y con usted mismo, que ambos dedican tiempo valioso para esta labor, y utilice una letra para definirse en cada situación. A (soy tan empático que todos me hacen los mandados), B (prefiero no empatizar por el momento, pero mañana volveré a intentarlo), C (empatizaré cuando entienda qué significa eso), D (no me hagan emputizar).


1) Se acerca usted a la caja de la tienda, para pagar, y una persona agrede al cajero aludiendo a su mal servicio. Usted interviene contra el cajero sumándose al cliente. Quizás espera obtener algún beneficio al final de la historia.

R: ____


2) Está leyendo su “feis” y aparece un posteo de una amistad que no conoce personalmente, pero le gusta bastante. El posteo le ofende, como a otros que ya le contestaron con agresiones. Usted defiende a su “amistad” porque le gusta.

R: ____


3) Va caminando en una noche de luna llena y se encuentra con un perro que aúlla mirando hacia el cielo. Sin importarle que se convierta en humano repentinamente, y notando el sufrimiento de tan lastimero aullido, usted se sienta a su lado a aullar.

R: ____


4) Suponiendo que a usted Luismi le causa diarrea: Acude al llamado de un amigo que fue abandonado por su novia. Él pide al barista que le pongan “no me puedes dejar así”. Por supuesto, usted corre al baño dejándolo solo. Aun así, la canta desde el trono. R: ____


5) Su hijo llevaba 13 años sin beber, fumar, sin drogas, sexo, malas compañías, hasta que entró a la secundaria. Le dice que le gusta la gente de su mismo sexo. Usted responde “a mí también (refiriéndose a que a usted también le gustan los hombres), ¡pero no le digas a tu papá!” R: ____


6) Va usted a una entrevista de trabajo y el director de la empresa le pregunta “¿Qué puesto quiere usted obtener?”, “Pues el suyo”, “¿Qué, es usted estúpido?”, con verdadera compasión le responde usted “¿Acaso es requisito indispensable”?

R: ____


No se necesita más para saber qué tan empáticos somos. ¿Su respuesta mayoritaria fue A, B, C, o D? es irrelevante así como la obligación que uno siente de llenar este tipo de cuestionarios. Yo me atrevo a sugerir, a quien todavía tenga dudas de lo que significa ser empático, que se olvide de lo que hacen los demás y se enfoque en lo que puede hacer de bueno como individuo. Yo sí me pongo en sus zapatos, queridos lectores, así que los dejo seguir con su domingo.

95 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo