Buscar
  • Fernando Helguera

NUESTRO DOBLE

No seré yo quien se doble.

Mi querida Karina, hace un par de días, comentó que su huella digital abre el teléfono de su hija, ¡y resulta no ser el único caso! También la tecnología de reconocimiento facial ha demostrado ser inútil ante la duplicidad física existente entre los habitantes de China: O la naturaleza no es tan creativa como nos gusta pensar (no metamos a Dios en esto) o tenemos enfrente otra manifestación de que, efectivamente, ya hay demasiado pela’o en este mundo.


En más de una publicación he leído de las posibles combinaciones de rasgos en los rostros humanos, y en todas concluyen que, dada la cantidad de personas que somos, hay uno o más dobles nuestros caminando por ahí. Siendo infante vi en la escuela fotografías de multitudes de chinos y africanos, y los encontré a todos igualitos, sin embargo, en algún momento creí que esa sensación era porque mi ojo no habría aprendido a ver las sutilezas en razas con las cuales no convivía a diario. Lo mismo habría de pasar a un chino en el metro de la CDMX. Lo más probable es que mi doble esté caminando cerca de mí y no en una región donde los habitantes tienen ojos rasgados.


Los dobles juegan un papel importante en nuestra sociedad, ya que forman héroes y salvan vidas… no entiendo por qué Supermán jamás apareció en la televisión diciendo algo como: “amiguitos, no intenten volar como yo hago, recuerden que yo sí tengo un doble”. Muchos descalabros se habrían evitado. Si bien todos quienes habitamos el vientre materno en solitario, en algún momento habremos vivido la fantasía de tener un hermano gemelo para engañar a los demás, la realidad es que podría no tener todas las ventajas que uno se imagina. Para empezar, un gemelo no es un doble que se pueda mandar a volar así de fácil.


Un día mi madre quedó de encontrarse con su hermana en una tienda departamental. Cuando llegó la vio a lo lejos y caminó hacia ella. Mi tía alzaba la mano saludando a alguien y mientras mi madre se acercaba, seguía saludando; de pronto, molesta, dio unos pasos al frente para luego detenerse. Volvió a saludar llamando a ese alguien que mi madre no podía ver. Dio otros pasos y se volvió a detener. Mi madre, ya a pocos metros de mi tía. Puso cara de franca molestia y levantó las dos manos en señal de “¿qué-te-trais-güey?” Mi madre llego a ella, finalmente, y le preguntó “¿Pues con quién peleas, Gloria?” Mi tía brincó del susto y contestó: “Ay, Marce, creí que eras la de allá y te saludé, pero no te acercabas; fui hacia ti y te acercaste un poco y, cuando me detuve, tú también. Te saludé, tú a mí, y me enojé de que no venías; de pronto ¡te me apareces como fantasma!” Mi tía saludaba a un espejo. Así de parecidas eran ese par de hermanas, de atar.


En la película “La Isla” se plantea otro uso de los dobles, que radica en crear clones (que nacen a partir de nuestro ADN y los hacen crecer aceleradamente), para tener una reserva de órganos por si se nos pasan las cucharadas, la fumadera, etc. Se trasplanta un órgano nuevo y listo. También está “El Gran Truco”: un mago consigue una máquina que hace copias perfectas de él mismo (o de lo que sea), con todo y vivencias, traumas y memoria, de forma que él mismo ya no sabe si es el original o una copia; cada vez que “nace” uno nuevo, uno muere por la mano del otro. Si, una posibilidad de tener un clon es evitar la autodestrucción destruyéndolo, y así ser más saludables, pero ¿al ser un clon, seguiría siendo autodestrucción, aunque no lo queramos aceptar?


Se preguntarán a qué viene todo esto, y no esperaba menos de ustedes. Desde hace tiempo me cuestionan si soy el “actor de las telenovelas” o “el de las fotos”, y no sé de quién me hablan. Parece que está en mis genes la posibilidad de encontrar a mi doble, así que saldré a buscarlo y pedirle que, de menos, haga un papel más decente en esta vida; salir en el canal de las estrellas me está generando mala fama. Cuando menos que me comparta los beneficios económicos por los derechos de propiedad sobre mi rostro, y me firme que nunca intentará abrir mi celular.

87 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo