Buscar
  • Fernando Helguera

NUESTRA AUTOESTIMA

Actualizado: 20 de jul de 2020

La solución está en nuestras manos


Este año me he visto muy sorprendido por las agresiones de unas personas hacia otras. Todo pretexto es válido para demostrar que la perspectiva propia es la verdadera. Los fanáticos del gobierno en turno contra los del anterior, los temerosos de los virus contra los temerarios de los microorganismos, los conservadores contra los demás, y así podría escribir una lista kilométrica. Creo que todo esto tiene que ver con una muy baja autoestima, si no ¿por qué debería demostrar ser mejor, más listo, que mi pensamiento es más válido y que tengo la verdad? Y violentamente…


Créanme que, si algo pretendo, no es plantearme como un ser elevado, de luz, y que puedo transmitirles la verdad mediante la cual ustedes serán seres humanos elevados, y se sentirán mejor con sus existencias. Lo anterior ¿puede tomarse también como un ejemplo de baja autoestima?


A memoria, les digo que durante mi vida he oído los siguientes puntos de vista con respecto a la importancia de quererme a mí mismo, cosa que parece ser la solución a todos los problemas:


Si yo quiero a una mujer, pero esta mujer no me quiere lo suficiente, lo único que podrá salvarme del colapso emocional será quererme a mí mismo… Pero yo lo que quiero es que ella me quiera (y mucho), pues para quererme yo solito ¿para qué quiero a una pareja que quiera dirigir mi vida, que exija que la quiera ilimitadamente, que cuestione si la voy a querer cuando esté vieja y achacosa, y que, no queriendo la cosa, sólo le importe ser el querer de mis quereres?


El mexicano es especialmente hábil para encontrar cómo hacer burla de los demás, alguien me habrá dicho que parezco primate, que tengo las cejas tan grandes que me hacen honor al apellido (Cejudo es mi segundo apellido), que por mandilón toda mujer me quisiera para ella, etc. Con amor propio me convenceré de que, cuando me encierren, será en la jaula más vistosa del zoológico, de que mis cejas son perfectas para no deslumbrarme, y de que podré seguirme casando las veces que quiera, aunque no quiera.


Para aquellos que trabajan bajo el mando de un jefe, y que son acosados por no cumplir con las expectativas que son colocadas sobre sus hombros, la autoestima podrá develar una persona con capacidad para comunicar sus ideas por medios presenciales o digitales, con facilidad para la degustación de todo tipo de manjares (empacados o no y sin importar el lugar y la hora del día), o con talento especial para la creación de excusas laberínticas, trabalenguas y callejones sin salida.


Ahora, si lo que está en juego es la reputación, es básico entender que bajo ninguna circunstancia se debe hablar negativamente de uno mismo. Suficientemente mal hablan de mí los demás, no necesitan mi ayuda, y me queda clara la enseñanza de que no hay que ayudar a quien no te lo pide, bajo riesgo de acabar crucificado por soberbio.


Me viene un cuestionamiento ¿puedo avivar el amor propio de otra persona dándole mi cariño, o ejemplificando mi amor propio? ¿Es posible que al demostrarle cuánto me quiero, la induzca al suicidio o la autoflagelación? Mi ejemplo podría sólo recrudecer su carencia de por sí evidente. Supongo que el amor propio es algo que sólo puede ser desarrollado por uno mismo.


Cuando me baja la autoestima, me hago consciente de las bellezas del mundo y las posibilidades que tengo de interactuar con ellas, a partir de ser quien soy. Agredir a los demás por cómo piensan o cómo actúan, no me hace mejor. Si deseo ser o tener lo que otro, o creo que valgo más o menos, me alejo del amor propio. Yo no amo lo que valoro, más bien valoro lo que amo.


Yo lo sé, quedamos en que no les voy a dar consejos, así que ni lo anterior ni lo siguiente, debe ser tomado como tal. Para terminar, quiero expresarles una reciente enseñanza que fue reveladora, y me hubiera gustado que llegara antes a mi vida, para efectos de incrementar mi amor propio: “Si no puedes ayudar, estorba, pues lo importante es que los demás te vean participar.”

119 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo