Buscar
  • Fernando Helguera

UN ASUNTO DE LIDERAZGO

Dime quién quieres que te siga y te diré quién eres.

El día de ayer estuve escribiéndome con dos compañeras de la facultad de arquitectura de la UNAM, que apoyan a diferentes candidatos para la dirección de la misma. En la noche, en un grupo de chat al que pertenezco gracias a participar en 2018 con un movimiento ciudadano, cuyo fin era llevar a la alcaldía de Cuernavaca a un candidato independiente, comentaban sobre las elecciones próximas en las que se votará por este mismo puesto. Me invadieron muchas dudas.


En sociedades como la mexicana hacer equipo y ayudar a otros a triunfar, antes que nosotros mismos, es algo muy improbable; en consecuencia, existen 22 candidaturas para la alcaldía municipal de Cuernavaca, casi todas con costo para el erario. Si los más pequeños se unieran para que triunfe uno que los represente a todos algo cambiaría, pero, así como están, ganará quien tenga más recursos políticos y económicos, o como en 2018, que ganó una silla vacía y hubo que encontrar quién la ocupara. Claro, eso es mejor que lo ocurrido en Amacuzac, donde ganó un candidato preso.


En el caso de la Facultad de Arquitectura el director es asignado por una junta de gobierno que estudia a los candidatos para elegir al más calificado. Hasta donde sé nunca se les ocurrió seleccionar un presidiario o una idea, por ello, esta forma de elección me resulta más sensata.


¿Qué es ser líder? Hay diferentes tipos y usted puede identificarse con el que le venga en gana: Líderes como el flautista de Hamelin (mágico), como Jesús (dogmático), como Peña N (inexistente), como Bolívar (trasnacional)… ¿o qué tal El Santo (súper heroico), Frida (póstuma), Porfirio Díaz (dictatorial y, por lo tanto, enfermo), Madonna (mediática), Elon Musk (económico)? Tenemos un menú para elegir pues el liderazgo se ha convertido en otro producto de consumo.


En el pasado el liderazgo radicaba en una persona inspiradora, protectora, tolerante, comprensiva, generosa, y casi santa. Hoy es diferente, pues radica en el hecho de que las personas quieran ser líderes y sueñen con un montón de seguidores obedientes, que los lleven a pertenecer a la historia. Hoy, en especial para los más jóvenes, es una obligación el llegar a ser líderes y no ser parte del borreguismo. La paradoja en la que ser líder significa ser parte de las masas.


Nunca antes hubo tantos cursos, conferencias, videos, y libros de autoayuda, para aprender a ser líder. ¿Pero acaso esa virtud no es innata? Si lo vemos bien, llegar al liderazgo es totalmente irrelevante, pues hay por ahí un grupo de líderes verdaderos que empujan a los más ingenuos a comprar todas sus enseñanzas. Un líder se ocupa genuinamente por el destino del grupo y, si le preguntamos, nunca se verá a sí mismo como tal. No necesita aprenderlo en YouTube.


En defensa de los auténticos paladines de nuestra sociedad, quiero mencionar algunos nombres que deberían ser tomados más en serio. Uno, Chabelo, quien ha inspirado a millones para lograr vivir más que Matusalén sin perder el aspecto infantil. Dos, Cleopatra, pues nunca habría imaginado que el 78% de las mujeres que aseguran haber reencarnado, eran ella en la vida pasada. Tres, el Coco, el cual, a través de generaciones, ha logrado dar forma al miedo de chicos y grandes en México. Cuatro, la Malinche, aquella que nos enseñó a creer que lo europeo es mejor que lo nacional. Cinco, Pancho Villa, él que dijo al mexicano cómo entrar sin tocar, hacer lo que se le antoje, e irse sin recoger su desmadre, como si fuera un héroe. Seis, Alex Lora, precursor de la aceptación de las palabrotas en los medios publicitarios, que hoy tan de moda está. Siete, Paquita la del barrio, impulsora de una venganza feminista que hace ver a los músicos satánicos como nenes de teta.


Aquí mejor le paro, pues acabo de notar que son muchos a los que hoy se ignora por voltear a ver a los falsos ídolos. Si seguimos por este camino de adoración a líderes sin sustancia, mal futuro nos espera; pero tengo buenas nuevas, pronto les avisaré de mis futuras postulaciones, para que se queden tranquilos de elegir un líder al que puedan seguir con confianza y sin cuestionarse más.

78 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Ignoro tu correo, obviamente te contactaré si me lo compartes...
¡SER PARTE NO ES UNA OBLIGACIÓN, PERO TAMPOCO ES IRRELEVANTE!

© 2021 por Fernando Helguera Cejudo / Toda la información de este sitio está protegida por los derechos de autor correspondientes.