Buscar
  • Fernando Helguera

UN ASUNTO DE AMOR Y AMISTAD

Actualizado: may 4

En amor, ate.

Una de las lectoras de las Obviedades Ignoradas, una como usted o como yo, pero palabrarista, en redes hizo un comentario que mejor no podría retratar la sociedad mexicana contemporánea: “Seamos inclusivos: Este 14 de febrero no digas “persona sin pareja”, “solterón”, “quedada”, “vistesantos”… mejor utiliza “persona con capacidades románticas diferentes””. Ya uno no sabe cómo dirigirse a los demás sin correr el riesgo de ofenderlos.


Allá por el siglo III d. C. el sacerdote San Valentino se opuso a la prohibición del emperador Claudio II, que impedía que los jóvenes contrajeran matrimonio, efectuando casamientos clandestinos. No puedo decir que fue defensor del amor ni mucho menos de la amistad, lo que sabemos es la fecha en que fue decapitado por desobediente; es justo que sea el santo patrono de los enamorados ya que, literalmente, perdió la cabeza por amor, aunque fuera por el amor ajeno.


Pareciera que el hecho de que este día también se considere el día de la amistad, proviene del mismo miedo al que se refiere nuestra amiga palabrarista: el miedo social a que nuestras palabras ofendan al prójimo, partiendo de que nosotros mismos nos ofendemos con facilidad. Me queda claro que hoy habrá quien carezca de una caja de chocolates, un ramo de flores, una tarjeta de diseño multicardíaco o, preferiblemente a lo anterior, de un buen revolcón. Eso no quiere decir que esas personas valgan menos, pero sí es importante hacer notar que, si se sienten en inferioridad de condiciones, es porque la sociedad, por medio de acciones como la celebración católica del día del amor, ha creado el fantasma de que es mejor tener una pareja que ir soltero por la vida.


Otro mensaje que se nos transmite es que la amistad no es amor, sino un premio de consolación por no tener a nuestro corazoncito, pero, entonces ¿por qué en la pareja promedio nacional, uno se molesta si el otro sale con sus amistades? Si la amistad no fuese amor, no tendría por qué haber sentimientos de celos. Algo me dice que la amistad representa un amor que trasciende mucho más fronteras, y por ello no es negocio, ni la gran herramienta de manipulación social. Los verdaderos amigos no necesitan regalarse cosas para mantener un lazo sólido de amistad.


Ahora, nótese una gran incongruencia, los reyes católicos ordenaron la expulsión de los moros, ni más ni menos que ¡un 14 de febrero! Eso fue muy poco amistoso, no se diga amoroso.


Otra incongruencia mayúscula, es que en 1929 Al Capone efectuó una de sus grandes matanzas en esta fecha; dice una leyenda urbana que en la matanza de San Valentín todos recibieron un tiro de gracia en el corazón.


Un hecho inquietante es que la oveja Dolly, el primer animal clonado de la historia, fue sacrificado en el día del amor… me imagino que la situación de que no vino al mundo como producto del amor, era insostenible. Al final la moral domestica a la ciencia una y otra vez, por ejemplo, la ciencia crea la inmoral bomba atómica, pero ésta es lanzada en contra de quienes se consideran fuera de la moral del poseedor de la bomba.


Pero no nos deprimamos pues a favor de tan conmemorado día también está el hecho de que Stalin y Mao firmaron su tan amoroso pacto de amistad.


Dentro de todos estos sucesos hay uno que no sé cómo interpretar: también hoy es el día mundial de las cardiopatías congénitas. ¿Tendrá que ver con todas esas tarjetas físicas y virtuales que se envían, llenas de corazones, entre familiares?


Muy bien, amados amigos, queda demostrado que la obligación de festejar este día es totalmente irrelevante, sin embargo, me retiro porque apenas me queda tiempo para poner en práctica mis capacidades románticas, las iguales y las diferentes, y ver si alguna amiga me regala el tan esperado gran revolcón o, ya de perdida, un ate de guayaba.

109 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo